La espuma de polietileno es un material muy versátil, ya que sus propiedades nos permiten uso efectivo en distintas actividades.

En el campo del entretenimiento, los flotadores son la mejor opción al momento de aprender a nadar en la piscina y aventurarse al mar.

Los flotadores de espuma de polietileno (o flotadores tipo tallarín o churro) PolyBoom, son juguetes acuáticos ligeros y con buena flotabilidad. Son impermeables, lo que hace que no se deformen al entrar al agua y no aumente su peso por absorción. Pensar en estos flotadores para pasar un buen rato en la piscina o en la playa es una buena opción. Es divertido tanto para niños como para adultos.

El PolyBoom sirve como flotador de natación efectivo para los niños o aquellos que están aprendiendo a nadar. Hace que el cuerpo que se aferre al flotador permanezca en la superficie y hace que los brazos y piernas tengan un buen desenvolvimiento. Tiene grandes ventajas frente a otros flotadores: No se pincha, lo que lo hace mejor a las mangas inflables o los salvavidas tipo aro; no sufre de roturas, como los flotadores de poliestireno; se puede doblar y recuperar su forma original; su material es liviano, por lo que no hay riesgo de golpes graves como los flotadores y tablas hechas de madera o plástico.

El Polyboom viene en vistosos colores, por lo que pueden ser apreciados a gran distancia. No es tóxico y no afecta al estar en contacto con el cuerpo humano, no es contaminante, es reciclable y reusable. Puede ser cortado en distintos tamaños y reinventar su uso tanto en la piscina como el hogar.